El amor que cautiva

El amor que cautiva

Categoria: Mensajes,

El amor que cautiva

Romanos 5:5

“y la esperanza no averguenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en    nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.”

Hemos deseado encontrar el amor perfecto, ese amor que nos acepta más allá de nosotros mismos. Humanamente no lo encontraremos, pero no significa que no exista, en Dios podemos hallarlo.

En este momento preciso, quizá pensemos; como se alcanza? es real? es verdadero? permanece en el tiempo? que debo hacer para obtenerlo?

Tal vez un sin número de pensamientos rondan nuestras mentes y está muy bien, porque para conseguir lo deseado, debemos emprender la búsqueda.

La expresión más grande del amor de Dios hacia nosotros, fue dar a Jesús, por amor al hombre. El derrama su amor en nuestros corazones y lo hace a través del Espíritu Santo, de una manera fuerte y profunda. Su amor llega a ser incomprensible, no lo podemos entender. Es un amor incondicional, no cambia, no se altera, no disminuye, es eterno, perdura hasta y por toda la eternidad, es un amor perfecto.

Su amor no está condicionado por nuestras actitudes, ni por tener condiciones intelectuales , o por nuestra elegancia, profesionalismo, ética, status o bondad. Va más allá de nuestros errores y miserias, porque su amor no se mide proporcionalmente a lo que podamos ser o dar como seres humanos, sencillamente, sin merecerlo nos amo y este amor trae transformación, resultados, bienestar, libertad.

El amor que no se demuestra… no es amor!

Dios lo demostró dando a Jesús, adoptándonos como hijos, rescatándonos de una vida de dolor, sin propósito, vacía y hasta mediocre, sin resultados. Y no hay forma de que quedemos inalterables frente al amor de Dios, pero tampoco hay forma de adquirir la plenitud de su amor, sino lo experimentamos. Esto se logra acercándonos, tal cual somos, ante él.

A través del tiempo, a lo largo de la historia bíblica, vemos hombres y mujeres que fueron seducidos, impactados por el amor de Dios, Su amor cautivo tanto sus vidas, que tomaron actitudes y decisiones que los llevaron a vivir experiencias extraordinarias, se atrevieron hasta lo imposible, porque su amor los impulsó.

Nosotros también podemos ser parte de estas historias. Te atreves?